Automanicura, Bien-Estar al alcance de la mano.

4

Me encanta llevar las uñas pintadas. Para mí lucir unas manos bien cuidadas y arregladas dice mucho de la persona. Es por ello que mis uñas siempre lucen un color, ¡o varios! Amenudo, me visto según el color de las uñas, o al revés, me pinto las uñas según lo que me pienso poner.

Para cuidarme las uñas las dejo sin pintar el fin de semana, para que así puedan “respirar”. Por supuesto si hay algún evento o compromiso, la sesión de descanso se pospone. Otras medidas que tomo para favorecer el crecimiento de la uña y su resistencia es aplicarme la “crème abricot de Dior”.Lo hago cada dos meses por la noche, justo antes de acostarme. En el día a día utilizo limas de cartón y no de metal que dañan las fibras de las uñas. También, en la línea de los cuidados cotidiano, antes de aplicar el pintauñas me pongo una base, aunque debo confesar que no siempre lo hago 😦 . El motivo de saltarme este importante paso acostumbra a ser las prisas.

En cuanto a los pintauñas, utilizo marcas reconocidas. Lo tengo comprobado, duran más y lucen mejor. Puedo tener las uñas perfectas durante una semana, sin problemas.

Este domingo he tenido una oportunidad inesperada de aprender más sobre el cuidado de las uñas. Ha sido durante el Vermut solidario organizado por la Movember Foundation y patrocinado por Damm. Habíamos ido para apoyar la causa de la salud masculina, al tiempo que nos tomábamos un vermut, escuchábamos música y participábamos en alguna actividad. Nos parecía una forma estupenda de colaborar en la investigación del cáncer de próstata y de testículos. Pues bien, una de las actividades era un taller de “automanicura”. Me apunté sin dudarlo. Estar sentada cómodamente al sol, aprendiendo sobre un tema interesante me pareció un plan magnífico.

8

Este taller era gentileza de Automanicura y era el fundador de esta empresa, Rubén, quien lo impartía. Simplemente genial. Rubén no solo sabe sobre cuidar las uñas, sino también cómo organizar un curso. No faltó ni un detalle. Teníamos nuestro nombre escrito sobre la mesa para que Rubén se pudiera dirigir a cada una de nosotras. Su ayudante estaba atenta a cualquier necesidad que pudiera surgir. Ambos desbordaban simpatía y profesionalidad.

Durante el taller, Rubén nos habló sobre la uña y sus partes, para así comprender mejor el tipo de cuidados y precauciones que se necesita. Después nos explicó cómo coger e utilizar la lima, ¡toda una técnica! A continuación aprendimos los trucos y misterios del quita cutículas, paso previo a la estrella del curso: el pintauñas. Finalmente el reto era dibujar un bigote en las uñas, guiño al acto en el que nos encontrábamos. El primero que dibujé no me salió mal, pero fue suerte de principiante, pero los siguientes, fatal. Nos reímos mucho viendo los resultados de cada una.

23

Fue una sesión muy amena, en la que todas aprendimos a cuidar mejor nuestras uñas. Bajo la atenta mirada de Rubén, íbamos practicando lo que nos acababa de explicar. Además nos regalaron un kit de cuidado para las uñas: una bolsita con una lima, un pulidor, un palo de naranjo, una base y dos pintauñas. ¡Bonito detalle!

1

Lo mejor de todo es que Automanicura organiza este curso para grupos. Yo quiero repetirlo, ¿alguien se apunta a este momento de Bien-Estar?

Esta entrada fue publicada en Mimarse y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s