El Tour del Mont Blanc: 170 km de Bien-Estar

Nuestra 1ra vista del Mont Blanc

Nuestra 1ra vista del Mont Blanc

Este verano hemos hecho el Tour del Mont Blanc y os puedo decir que ha sido una auténtica experiencia de Bien-Estar. Caminar por la montaña me recarga de energía, mientras que vencer los desniveles me hace sentir orgullosa de mí misma.
Hemos completado el recorrido en…. ¡10 días! 🙂

Cada día ha sido un pequeño reto, con desniveles acumulados cotidianos de más de 1500 m y un paisaje exuberante. Cuando pienso que los participantes del Ultra Trail del Mont Blanc (UTMB) hacen este recorrido entre 20 y 50 horas, me parece increíble.

Os decía en el título que han sido 170 km de Bien-Estar, pero os puedo asegurar que no es que hayamos hecho una ruta de spas y restaurantes. Ha sido algo más cercano a lo que verdaderamente el Bien-Estar es para mí. Os lo cuento:

Reposo mental

Íbamos ♥ Monchermari ♥ y yo solos. No queríamos ir en grupo. No nos apetecía ni esperar, ni ser esperados.

El recorrido de cada día estaba decidido de antemano: salíamos de tal refugio y debíamos llegar a tal otro. Las reservas estaban todas hechas. Nada de sufrir por si habría o no sitio. Además el camino estaba muy bien señalizado.

En cuanto a la comida, en los refugios todos desayunamos y cenamos a la misma hora: a las 7h y a las 19h. Además no hay carta, ni buffet, ni nada que elegir (salvo la bebida si te apetece algo más que agua). ¡Incluso nos dicen dónde debemos sentarnos! Como en las bodas … o en el cole.

Cada día teníamos un pequeño ritual al llegar al refugio: estiramientos y posturas de yoga, descalzos en la hierba, apartados de las miradas de los demás. Era genial ver las montañas mientras cambiaba de ejercicio o de postura.

YogaEjerciciosMeditación

Disfrute

Sólo teníamos que ocuparnos de una sola cosa: disfrutar del camino, de estar juntos. Llenándonos los ojos de un paisaje magnífico. Hemos visto el Mont Blanc por los cuatro costados, caminado al lado de un glaciar espectacular, dormido al pie de otro glaciar, contemplado puestas de sol que teñían de naranja la nieve de los picos, etc.

El Mont Blanc

El Mont Blanc

El glaciar del Trient

El glaciar del Trient

Moi pierresGrosses pierresMoiCoucher de soleil

El camino no era fácil. Subidas empinadas, fuertes bajadas, terreno muy irregular. Aún así, cada etapa se ha vivido a fondo. No me he cansado demasiado (o casi nada). ♥ Monchermari ♥ dice que esto son los frutos del entrenamiento. Y yo digo: gracias al entreno de Isabel de Onmytrainingshoes   por el entreno que propuso antes del verano. También es verdad que una vez llegados al refugio, me olvidaba de las dificultades pasadas y me parecía que no había sido tan duro.

Montagne dureMoi pierresdescente

Sonidos

Además de las vistas, el Tour del Mont Blanc ha estado lleno de sonidos nuevos que se convirtieron en cotidianos: el golpeteo metálico de los palos de andar, los silbidos de las marmotas, el viento, la respiración, el agua de los ríos, etc. El sonido más espectacular: el crujido del glaciar. Es estremecedor.

Una de las numerosas marmotas que vimos.

Una de las numerosas marmotas que vimos.

Glaciar del Trient

Glaciar del Trient

Los numerosos torrentes

Los numerosos torrentes

En medio de tanta naturaleza, un sonido nos recordaba la proximidad de la civilización: el helicóptero que cada día sobrevolaba la zona vigilando los aludes.

Olores

Hierba húmeda, aire puro, 20 pares de botas de montaña a la entrada del refugio, sudor, comida apetitosa, nada, la cava de quesos de la granja que visitamos, etc. Todo un pequeño universo olfativo.

El único día de lluvia.

El único día de lluvia.

Emociones

Al volver la vista atrás, la emoción que perdura es la satisfacción. Primero por haber decidido hacer este viaje y haberlo completado. Después porque vencí mi temor en los momentos difíciles: el puente colgante, las escalas de hierro o las enormes piedras que había que superar para llegar a la Fenêtre d’Arpette.
También estoy contenta de haber vuelto a Chamonix. Ya habíamos estado hace unos pocos años, pero me emocionó volver allí. Me encanta este lugar.

PontEscaliersFenetred'arpette

En resumen

Ha sido, hasta ahora, mi viaje de mayor relax. He disfrutado mucho de cada paso, de cada vista, de cada momento. Mi principal recuerdo será una sensación de paz interior, de auténtico Bien-Estar.

Fotos variadas:

Le lac blanc

Le lac blanc

Montagne fleursChevauxCielOrange

Esta entrada fue publicada en Descubrir, Moverse y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s