La Marxa dels Castells (domingo 8 de marzo de 2015): 2ndo año pero no el último

Route 2

La Marxa dels Castells es una actividad deportiva que desde el año 2000 recorre la comarca de La Segarra. El año pasado ♥ Monchermari ♥ y yo participamos por primera vez en este evento y, como nos gustó mucho la experiencia, este año nos hemos vuelto a apuntar.

Como ya hicimos el año pasado, salimos de Barcelona el sábado tranquilamente después de comer con unos buenos amigos para llegar a Guissona alrededor de las 18h. De esta forma teníamos tiempo de sobra para ir a recoger el dorsal, la camiseta y los obsequios que normalmente dan en cada caminata popular o carrera. Me gustó mucho el regalo de este año: una mochila de color rojo de tamaño pequeño. Ideal para caminatas (como es pequeña, no puedes poner mucho peso).

Este año nos hemos alojado en el hotel Cal Piteu, en Guissona. Se inauguró en diciembre de 2014, por lo que todo está nuevo. Está ubicado en el casco histórico de la ciudad. Se trata de un edificio de principios del s. XX, totalmente restaurado y puesto al día. Dispone de 12  habitaciones y de una excelente relación calidad precio.

Fachada del hotel Cal Piteu

Fachada del hotel Cal Piteu

Como la Marxa dels Castells empieza a las 7 de la mañana, tener el hotel en la misma población nos permitio levantarnos a una hora razonable. De hecho, nuestro plan fue levantarnos a las 6h, desayunar e ir caminando hasta el punto de salida. Fue un pequeño calentamiento de 15 minutos. 😉

Por experiencia del año pasado, sabíamos que los avituallamientos eran más que generosos, especialmente el primero, por lo que no nos hacía falta desayunar demasiado. Pero tampoco era cuestión de salir con el estómago vacío porque teníamos 12 km de recorrido antes de llegar a la primera parada. Así pues, el desayuno consistió en:
• 2 rebanadas pequeñas de pan con tomate (no puede faltar en Catalunya 😉 )
• Queso
• Jamón del país
• Un buen vaso de cola-cao

A diferencia del año pasado, esta vez no tuvimos frio mientras esperábamos el inicio de la Marxa. Nos fuimos situando en primera línea de salida, y tras unas pocas fotos, se ha oído el disparo que daba comienzo a la prueba.

♥ Monchermari ♥ había decidido hacer corriendo los 12 primeros km y esperarme en el punto de avituallamiento, así que cada uno se puso en marcha a su ritmo. Yo me vi llevada por la marea de gente que corría y mantuve mi ritmo de correr hasta que el asfalto se vio sustituido por la tierra. Entonces me puse a caminar. No me molestó en absoluto estar sola entre la multitud (2.700 participantes inscritos). Empecé a pensar en todo y nada, a mirar el paisaje, escuchar trozos de conversaciones a mi alrededor, observar a la gente, ver qué tipo de ropa llevaban, etc.. Así pasé 1h50, hasta llegar a Florejacs donde ♥ Monchermari ♥ me estaba esperando.

Tras un segundo desayuno consistente en un vaso de chocolate caliente, 2 trozos de coca y 2 pastillas de chocolate negro, reemprendimos juntos la ruta.

Teníamos por delante 42 km más y estábamos decididos a disfrutarlos. Fue sorprendente ver cómo me acordaba de los sitios por donde pasaba. Me gusta todo de esta caminata. Saber que son 54 km hace que sea un desafío. El ambiente es genial, hay gente de casi todas las edades, casi todos verdaderos senderistas. Se miden los tiempos, pero no hay presión para ir más rápido que los demás. La comida de los avituallamientos está muy buena y sirven generosamente. Los paisajes son preciosos, vamos encontrando aquí y allá almendros en flor. Además esta Marxa sirve para apoyar a una causa solidaria: el Banc d’Aliments de la Segarra. Y, por supuesto, los castillos que van marcando las etapas de nuestro recorrido.

VillageEl año pasado habíamos dicho que cada año mejoraríamos nuestro crono, pero la verdad es que para esta edición no nos planteamos ningún reto en especial. Ni siquiera fuimos midiendo los tiempos.

El resultado fue que tardamos una hora más que el año pasado. Supongo que al no estar motivada por un objetivo, mi ritmo fue más lento que el del año pasado. También hubo otras circunstancias que tampoco ayudadarón. Para empezar estaba a punto de tener la regla, y siempre en estas fechas siento las piernas pesadas. Además este año estoy menos entrenada que el año pasado, y en especial estas dos últimas semanas casi no he hecho nada de deporte. Por último una novedad para mí: llevar mochila. Este año he llevado la que nos dio la organización. No estoy acostumbrada y, aunque no llevara muchas cosas, es un peso extra durante 54 km.

Pero bueno, a pesar de lo que os acabo de contar, la caminata no se me hizo ni pesada ni aburrida. Al contrario, como ya sabéis estar con ♥ Monchermari ♥ y ir hablando me encanta. No me cansa en absoluto. 😉 Ni me di cuenta si hubo mucha gente que nos adelantara. Supongo que sí, pero no me afectó en absoluto.

En fin, todo salió perfecto. El día acompañó más que el año pasado. Menos frío a la salida y menos calor durante el día. La organización fue inmejorable: todos los voluntarios son muy amables, siempre dispuestos a animar y servir con una sonrisa. Ya os he comentado el desayuno, pues la comida siguió la misma línea de abundancia y buen sabor (caldo, pan, butifarra, panceta, queso, fruta, café, infusiones…). Además había alimentos para celíacos. Todo bien indicado.

El año que viene volveremos a hacerla. Volveremos a disfrutar de nuestro momento de Bien-Estar de 54 km. 🙂

Puesta de sol

Puesta de sol

 

Esta entrada fue publicada en Descubrir, Moverse y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s