Mis 3 tácticas para hacer deporte

Mes vêtements

Hablando a mi alrededor, me he dado cuenta que entre quienes no practican deporte, las mujeres somos mayoría. De hecho, a muchas simplemente no les gustan los deportes.

Siempre tenemos buenas excusas. 😉 Os doy mis 3 estrategias casi infalibles para empezar con el deporte.

  • Un hábit0

Siempre he pensado que el deporte se debía practicar como un hábito, casi una “obligación cotidiana”, como por ejemplo desmaquillarse: hay días que no me apetece en absoluto pero me desmaquillo porque sé que es bueno para mi piel. ¿Qué quiere decir? Tengo que hacerlo sin pensarlo y tener todo a mano. Por eso cuando quiero practicar un deporte: piscina, ejercicios en casa o caminata, siempre tengo mi bolsa, mi alfombra de suelo o el calzado que toque, preparados. Si en el momento de ponerme en  marcha debo prepararlo todo entonces pierdo tiempo pero ¡también las ganas!

Tenerlo todo previsto es un buen método para mí. Se lo comentaba a una amiga este fin de semana que como yo no se considera deportista y me dijo lo mismo. Desde hace unos meses corre y sus bambas están siempre listas para correr 😉

  • El tiempo

A menudo no practicamos deporte por falta de tiempo. Es verdad que estamos muy ocupadas: el trabajo, la familia, la casa, etc. Pero si nos paramos a pensar unos segundos, nos daremos cuenta que somos capaces de encontrar un momento para lo que nos gusta. Siempre digo: “Más vale 30 mn de ejercicio que nada.” De acuerdo: ir al gimnasio, nadar y volver en 30 mn es un poco difícil. Por eso es importante para mí tener varias actividades. Practico una u otra según el tiempo del cual dispongo.

  • La ropa

No, no es un detalle fútil. Sentirse bien en su ropa cuenta también a la hora de hacer deporte. No tenemos que sentirnos ridículas. Es cierto que cuando empecé a caminar, me vestía con ropa cómoda pero no muy bonita. Poco a poco, he ido sustituyendo prendas por otras más deportivas (o incluso muy deportivas). Y ahora me gusta mirar este tipo de ropa (nunca lo hubiera pensado) y os confieso que me gustaría tener un vestuario de deporte como el que tengo para  ir a trabajar o para el fin de semana 🙂

Estos 3 trucos me han ayudado a querer el deporte, a tener ganas de moverme. Y como para todo: más se practica, más ganas se tiene. Estamos como más ligeros, menos cansados (el cansancio es diferente). Nos sentimos mejor, en un estado de Bien-estar.

"Mi" piscina Metropolitan Galileo

Esta entrada fue publicada en Moverse y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s